Cómo quitar el gotele

Cómo quitar el gotele fácilmente

Cómo quitar el gotele, si vas a comprar un piso de segunda mano, es posible que tengas gotelé en las paredes, algo que comparten la mayoría de las casas antiguas.

Sin embargo, el gotelé ha pasado de moda para muchos y la tendencia actual es tener las paredes de la casa lisas.

Si estás pensando en quitar el gotelé de las paredes, te será más fácil hacerlo con los consejos que te damos.

El gotelé es una técnica decorativa muy antigua. Su éxito se debe a que es realmente útil para cubrir daños en las paredes.

Hoy en día, ver casas con gotelé nos da la sensación de estar en un espacio antiguo y nada actual.

Por lo tanto, es normal que muchas personas quieran eliminar esta decoración de su casa. Básicamente, hay dos maneras de conseguirlo:

Cubrir el gordito

Está hecho de pasta cubriente gordita y se utiliza cuando las paredes están cubiertas con pintura plástica, ya que es difícil de raspar. Además, es el método más limpio y rápido de decir adiós a los gorditos. Estos son los pasos a seguir:

Calcular la pasta necesaria

Tienes que medir las paredes que vas a cubrir para calcular los m2 totales. Para ello, reste la superficie de las ventanas y puertas.

Como regla general, se necesita 1 kg de pasta por m2. Así sabrá la cantidad de producto que debe comprar. La pasta tiene un grosor de unos 3 mm. Si tu gordito es más profundo, tienes que hacer el cálculo para dar dos capas.

Proteger la casa

Esta es la manera de hacer que todo parezca más limpio una vez que haya terminado. Basta con colocar los muebles en el centro y cubrirlos con plástico.

Coloque también cinta de carrocero en los bordes de los interruptores de la luz, las ventanas, las puertas y los zócalos, así como en la conexión de la pared con el techo.

Aplicación del producto

Retire el producto antes de empezar. El compuesto es bastante espeso, por lo que puede necesitar un taladro con agitador.

A continuación, aplíquelo a las paredes con un rodillo. Realiza movimientos horizontales, verticales y diagonales. Es aconsejable crear zonas de 2 x 2 m para que la pasta no se seque y no haya demasiadas juntas.

Eliminación y lijado de imperfecciones

Pase la llana horizontalmente sobre la pared para que no haya bordes. Hágalo mientras las pastas están todavía húmedas. Una vez seco, lijar las imperfecciones restantes y eliminar el polvo con un paño limpio.

Sellar y pintar la pared

Utiliza una imprimación para sellar bien la pared y luego píntala del color que quieras. Si lo prefieres, también puedes elegir un fondo de pantalla. Hay una amplia gama de diseños disponibles en el mercado para elegir.

Rascarse el gordito

Esta opción se utiliza cuando la pintura de la pared está empapada, por lo que no es demasiado difícil de raspar. Uno de nuestros consejos Brycus es que, antes de empezar, te asegures de que no hay imperfecciones graves en la pared, ya que al final quedarán al descubierto.

Amortiguar la pared

Mojar la pared con un chorro de agua. Le recomendamos que lo aplique en zonas de 1 x 1 m. Sólo hay que humedecer la témpera hasta que cambie de color. Evitar que se moje para formar una pasta.

Raspar la pintura

Una vez que esté suficientemente mojada, raspe la pared con una espátula de unos 5 cm de ancho. Para ello, inclínelo ligeramente y aplique un movimiento firme hacia arriba. Retire la pintura de toda la pared, pero tenga cuidado de no clavar la espátula y dejar marcas. Tómate el tiempo que necesites.

Sellar y pintar la pared

Una vez terminado, puedes ver cómo la pared tiene un aspecto mucho más actual. Sólo queda sellar el resultado con una capa de imprimación y luego pintar la superficie del color deseado.

Para acabar con el gordito, es coser y cantar, sólo hay que dedicar el tiempo necesario. No necesitas herramientas o materiales caros o complicados, pero debes estar dispuesto y preparado para trabajar. Cuando vea los resultados, no se arrepentirá del esfuerzo. Su casa parecerá nueva.

Resumen de Cómo quitar el gotelé, paso a paso

En primer lugar, recubra todos los enchufes y puntos de luz con cinta de pintor o de carrocero antes de retirar los gordos de las paredes.

Puede encontrarlo en cualquier tienda especializada o ferretería. Es importante proteger estos puntos para evitar que el agua o cualquier otro producto entre en contacto con el enchufe.

Para eliminar los gordos de las paredes, el siguiente paso es humedecer la pared. Dependiendo del grosor del gordillo de la pared, utilizaremos una técnica u otra.

Lo haremos con un pulverizador si la gota no es muy grasa. Utilizaremos un rodillo de pintura y repartiremos el agua por toda la pared, de la forma más uniforme posible.

Con una espátula o una lijadora tratamos toda la pared. Lo que tenemos que hacer en esta fase es eliminar todas las zonas gordas.

Esta es la parte más difícil de todo el proceso, por lo que conviene tener paciencia porque de esta fase dependerá el resultado de todo el proceso.

El siguiente paso para eliminar los gordos de una pared es alisar la pared.

En este caso, utilizaremos aguaplast, que aplicaremos a toda la pared con una espátula ancha.

Repartiremos esta mezcla por toda la pared y retiraremos el exceso de aguaplast con otra espátula. Lo dejamos secar durante unas horas.

Cuando la pared está seca, procedemos a lijarla.

Es posible que a primera hora no se haya dejado la pared perfecta. En este caso, podemos dar una segunda capa y repetir el proceso. Para poder eliminar las imperfecciones. Dejamos secar la pared de nuevo.

Si has hecho todos los pasos anteriores correctamente, enhorabuena, ya tienes la pared lista para pintar. Sólo tienes que elegir el color que quieras y pintar la pared con un rodillo grande.