¿Cómo quitar una garrapata a un perro?

¿Cómo quitar una garrapata a un perro? rápidamente

Cómo quitar una garrapata a un perro, su perro puede ser víctima de algunos parásitos dañinos y peligrosos, como las garrapatas. Utilice el mejor consejo para eliminar estas pequeñas criaturas que chupan la sangre y que son perjudiciales para su mascota.

¿Qué es una garrapata?

Algunos parásitos de la familia de los ácaros pueden infestar el pelaje de su perro; la garrapata es un ejemplo.

Este parásito se alimenta de la sangre de varias especies animales, como perros, gatos, roedores, rumiantes y caballos. La garrapata también puede adherirse a la piel de los humanos.

Se trata de un parásito hematófago. Una vez adherido, este parásito crece atiborrándose de la sangre del huésped al que se ha adherido.

Las garrapatas viven en el ambiente exterior durante todo el año, pero proliferan especialmente en primavera y otoño, durante los periodos cálidos y húmedos. Es durante estos periodos cuando el riesgo de infestación es mayor.

Los peligros de una picadura de garrapata en los perros

Una picadura de garrapata puede provocar una reacción inflamatoria local, que se manifiesta en forma de hinchazón y enrojecimiento.

La lesión puede provocar una sensación de picor y a veces infectarse. Durante su comida de sangre, la garrapata puede transmitir enfermedades a su huésped.

La más conocida es la enfermedad de Lyme, que puede afectar no sólo a los perros, sino también a los humanos y a muchas otras especies animales.

En los perros, las enfermedades que pueden transmitir las garrapatas son:

  • La enfermedad de Lyme (también llamada borreliosis),
  • Piroplasmosis (también llamada babesiosis),
  • Anaplasmosis,
  • Ehrlichiosis,
  • Hepatozoonosis.

Si no se diagnostican ni se tratan, estas enfermedades pueden causar complicaciones graves y a veces mortales en los perros.

Técnica para eliminar una garrapata de un perro

Cuanto antes se elimine la garrapata, menor será el riesgo de transmisión de la enfermedad. Se puede utilizar un gancho para garrapatas (una pequeña punta de plástico curvada) para extraer fácilmente una garrapata de la piel del perro.

Como alternativa, se pueden utilizar pinzas. Una vez que la garrapata haya sido pellizcada, gire la garrapata en su punto de fijación antes de tirar, como si quisiera desenroscarla.

Al girar la cabeza de la garrapata sobre su punto de picadura, es muy fácil de quitar. Después de matar la garrapata, deshazte de ella, no la tires a la basura o a la naturaleza tal cual.

Para matar una garrapata, puedes quemarla con un mechero o aplastarla con una uña. Una vez retirada la garrapata, desinfecte el lugar de la picadura con un desinfectante convencional (povidona yodada o clorhexidina).

Compruebe la lesión en los días siguientes. En caso de anormalidades, busque el consejo de un veterinario.

Cómo evitar las picaduras de garrapatas en su perro

La mejor manera de prevenir las picaduras de garrapatas es utilizar una medicación antiparasitaria adecuada para su perro durante la temporada de riesgo (de marzo a octubre).

Estos medicamentos se presentan en forma de spot on (productos líquidos que se aplican sobre la piel), collares o comprimidos.

Póngase en contacto con nuestros veterinarios en línea para que le aconsejen sobre la administración de antiparasitarios o para que le expliquen cómo tratar una picadura de garrapata en su perro.

¿Dónde se esconde?

Sin más preámbulos, ¡localiza el parásito!

Las garrapatas suelen establecerse donde la piel de su perro es más bien fina. Les gusta instalarse alrededor de las orejas, el cuello, la nariz o entre las almohadillas de sus mascotas.

Una vez que haya encontrado al intruso, consiga un removedor de garrapatas o unas pinzas para garrapatas. A continuación, coloque la herramienta en la cabeza de la garrapata. Gire ligeramente la herramienta para facilitar la extracción de la garrapata sin riesgo de sacarla de forma incorrecta. Para quitar la garrapata, basta con tirar suavemente.

No dudes en desinfectar el lugar donde estaba la garrapata con un algodón y un producto desinfectante clásico.

Extractor de garrapatas (o alicates)

En contra de la creencia popular, no es aconsejable quitar una garrapata con pinzas. Lo ideal es utilizar instrumentos especialmente diseñados para ello.

Los instrumentos recomendados por los veterinarios son los que tienen forma de pequeña palanca, como un extractor de garrapatas, también conocido como gancho para garrapatas.

Estas herramientas facilitan el encajamiento de la cabeza de la garrapata entre los dos brazos de la palanca y la desenroscan, asegurándose de que no sólo se elimina una parte del parásito, sino todo él.

Es importante evitar dejar la parte de la «boca» de la garrapata en la piel del perro.

La garrapata se adhiere al perro enroscándose directamente en la piel y luego extiende sus partes bucales bajo la piel.

Por eso, si se extrae con pinzas, la cabeza de la garrapata se quedará pegada bajo la piel del perro y se convertirá en un cuerpo extraño, que puede causar un absceso o una infección posterior.